Música

Wille Colón: el padrino de la salsa

Sebastián Cors / Septiembre 2019
Star News - Wille Colón: el padrino de la salsa

De manera real y figurativa, “El Malo” es el padrino; tanto de su género, como de la fantasía mafiosa que tejió alrededor del mismo

Willie Colón, desde su primer disco, se dio a conocer como “El Malo”. Al menos así se anunciaba en el título de dicha placa, que en inglés fue traducido como “the hustler”, un término que en ese idioma sugiere a alguien que tiene la mayor motivación para las peores intenciones.

Ese fue el comienzo de una imagen que Colón comenzó a proyectar en las portadas de sus trabajos, su actitud escénica e incluso en sus colaboradores.

La fantasía de una mafia, donde él era el jefe de la familia —en este caso, la familia siendo la disquera Fania— y cuyo objetivo era descubrir y reclutar a los mejores capos de la industria para unirlos a su organización criminal.

Así, el nuyorriqueño se volvió el cazatalentos por excelencia de la salsa, llevando a la fama a dos de los más grandes exponentes del género: Lavoe y Blades.

La posición de Colón en la historia de su género es la de aquel que mueve los hilos tras bambalinas, siempre dejando los reflectores a otros para que lleven a cabo sus maquinaciones.

Su capacidad como líder de banda, instrumentista y arreglista hizo que la salsa se empapara de “mundo”, alejándola de sus tradicionales orígenes cubanos para padrotearla con géneros cercanos a una audiencia más amplia. Si Willie era el “hustler”, entonces la salsa fue su “golden girl”.

El genio de “El Malo”, que refuerza su concepto mafioso en discos como Cosa NuestraLa Gran Fuga El Juicio, es tal que es imposible concebir el actual estatus de la salsa sin su influencia.

La globalización de la misma proviene del trabajo que se realizó en Fania durante los 70s, y el motor de ese trabajo fueron los descubrimientos de Colón, sus capo y consigliere, Blades y Lavoe. El padrino creó un imperio que se extendió a todos los rincones del mundo.