Reportajes

Patagonman XTRI

Flor Velázquez / Septiembre 2019
Star News - Patagonman XTRI

La competencia extrema en el fin del mundo que se llevó a cabo el pasado 9 de diciembre en escenarios naturales increíbles y condiciones climáticas impredecibles

El paisaje del sur de Chile fue testigo de un evento sin precedentes, con sus montañas y glaciares, su clima extremo y la presencia de dos centenares de atletas provenientes de 45 países; con la combinación de estos factores, se llevó a cabo el Patagonman XTRI.

El reto extremo consistió en completar la competencia de 3.8 kilómetros de nado en aguas heladas, 180 kilómetros en bicicleta y 42 kilómetros de maratón a pie.

Ignacio Valdivieso, Director Operativo del Patagonman nos platica que esta experiencia extrema nació hace varios años, por el interés de un grupo de triatletas de ponerse al límite y aventurarse en terrenos desconocidos.

“Un día nos juntamos tres amigos y en una suerte de valentía decidimos dejar nuestros trabajos para ponernos a organizar lo que parecía un sueño posible acá en el sur de Chile… Esta es la primera edición del Patagonman y queremos hacerlo para siempre”.

Pero no cualquiera es candidato para realizar este reto extremo. Los atletas elegidos para participar en el Patagonman deben tener en su experiencia al menos un medio Ironman y después adquirir su inscripción, cuyo costo es de 10 dólares. La competencia solo permite 300 atletas y la selección de estos es fortuita mediante una tómbola en la que participan todos los inscritos.

El Patagonman XTRI es hasta el día de hoy, la competencia de mayor rango internacional que se ha tenido en Chile.

La aventura comenzó dos días antes del evento con la entrega de kits a los competidores. El día previo a la competencia se hicieron las entregas de bicicletas por parte de los atletas y se llevó a cabo la charla técnica en la que los organizadores explicaron lineamientos, condiciones climatológicas y las precauciones que se deben tener en la ruta.

A la 1 de la madrugada del domingo 9 de diciembre, los competidores se reunieron en la plaza central de Coyhaique, una pequeña ciudad de la región de Aysén, para ser llevados a Puerto Chacabuco, donde se embarcaron en el ferry que los llevaría 3.8 km mar adentro.

Y el gran momento comienza.

Los competidores sobre el ferry fueron rociados con manguera y agua helada para que sus cuerpos se acostumbren a la temperatura de las aguas abiertas, las cuales registraban 12 grados centígrados. A las 5:30 de la mañana comenzaron a nadar.

El primero en salir del agua fue Mauricio Méndez (México) quien teniendo una ventaja sobre Allan Hoyda (segundo lugar y campeón mundial de Ironman) se colocó a la cabeza de la competición.

Posteriormente, en la zona de transición 1, después de secarse y cambiarse de ropa, los atletas emprendieron la competición ciclista por la carretera austral. El camino fue demandante ya que las pendientes pronunciadas y el viento (que alcanzó 40 nudos, casi 75 km/h) exigieron el máximo desempeño físico a los competidores.

Los equipos de soporte de los atletas se encontraban primero en el kilómetro 45 y después en el 135 para ofrecerles hidratación, alimentación, abrigo y asistencia técnica.

Pero no todo fue esfuerzo físico. Durante la etapa de ciclismo, en los momentos en que los competidores se sentaban a descansar en el sillín de su bicicleta y seguían pedaleando, encontraban momentos para admirar el paisaje lleno de nieve, montañas y acantilados, aprovechando una vista que solamente se puede obtener en la Patagonia.

Al llegar a la zona de transición 2, en el pueblo Cerro Castillo, los competidores se cambiaron de ropa para continuar con la competencia restante, los 42 kilómetros de maratón. Cabe mencionar que un atleta promedio no se tarda más de 4 minutos en estar listo para esta última etapa.

Este último trayecto también tuvo condiciones extremas. Durante los primeros 3 kilómetros, el terreno fue bastante plano, pero posteriormente el sendero se tornó arenoso con un río cuyas aguas alcanzan las rodillas de los competidores. La mayor parte de esta carrera la recorrieron con las zapatillas mojadas, ascendiendo y descendiendo pendientes pronunciadas de caminos de terracería.

La meta se encontraba frente al lago General Carrera, en Puerto Ibáñez.

El mexicano Mau Méndez se coronó como el ganador de la competencia y el noruego Allan Hoyda llegó en segundo lugar. El tercer lugar lo obtuvo el chileno José Luis Rodríguez, quien es dos veces campeón panamericano de ciclismo, fue atleta olímpico en Río y además se tuvo que preparar de manera significativa ya que nunca había participado en un triatlón en su vida.

La inglesa Lucy Gossage obtuvo el primer lugar en la categoría femenina. Médica oncóloga y triatleta profesional, cuenta en su haber con 12 carreras Ironman, cuatro de las que fue ganadora el pasado 2018. Patagonman XTRI fue su competencia de despedida de los triatlones.

Al día siguiente se realizó la ceremonia de clausura en la plaza central de Coyhaique, con familias, equipo y amigos de los atletas quienes entre festejos y celebraciones se llevaron en su experiencia haber participado en la primera edición del Patagonman, la competencia más extrema en su categoría que el continente americano ha visto.