Columna de Fernando Schwartz

Nunca se repetirá de a tres

Septiembre 2019
Star News - Nunca se repetirá de a tres

Fútbol, béisbol y boxeo: En los años ochenta y principio de los noventa una tercia de mexicanos hizo historia en el deporte internacional

Una de las más grandes satisfacciones que me ha dado este andar por los deportes, es haber vivido a tres leyendas del deporte mexicano que serán irrepetibles, ya que fueron contemporáneos y cada uno en su ramo escribió historia de las grandes que nunca más volverá a ser.

Me refiero a esa fabulosa década de los ochentas y arranque de los noventas con Hugo Sánchez triunfando en Real Madrid, Fernando Valenzuela dando cátedra con los Dodgers y Julio César Chávez con sus títulos mundiales en el boxeo.

A Hugo Sánchez me tocó verlo vestirse de merengue por vez primera en la cancha de Ciudad Universitaria, cuando se tuvo que hacer un puente de que Pumas le compraba la carta al Atlético de Madrid, vendiéndosela a Real Madrid para que no hubiera problemas por la pasión de los dos equipos capitalinos.

El primer lugar donde Hugo mostró la playera de Real Madrid antes de vestirla fue con Jacobo Zabludovski y un servidor en el tradicional 24 Horas.

Fernando Valenzuela ganó el tercer juego de la Serie Mundial de 1981 a los Yanquis de Nueva York 5-4. Fue un año corto de béisbol por huelga y el Toro llegó a 13 victorias para ser Cy Young y Novato de la temporada.

Tiempo después, en 1986 en el Astrodome de Houston, consiguió su victoria número 20. Terminó la temporada en 21, siendo la única vez que tuvo ese número de victorias.

Me tocó estar detrás del home en el último out y conversé con él para relatar esa hazaña que había conseguido.

El Toro de Etchohuaquila fue determinante en el paso de los Dodgers, y de no haber sido porque Tom Lasorda le exprimió el brazo, habría tenido mayor durabilidad en el montículo.

Conocí a Julio César Chávez en 1983, antes de que fuera campeón mundial en aquella bizarra pelea frente al “Azabache” Martínez, que le valió el título superpluma.

A Julio César le acompañé en múltiples ocasiones, siendo las más significativas cuando derrotó a “Macho” Camacho en una pelea que cimbró y paralizó a Las Vegas en un mes de septiembre y la vez que metió más de 100 mil personas en el Azteca para vencer a Greg Haugen por nocaut en el Coloso de Santa Úrsula.

Hugo y Fernando se conocieron una noche previa a un desfile del 20 de noviembre. La cita fue en el estudio de 24 Horas, donde Fernando contundente le dijo a Hugo “Tú estarás en España pero yo gano más en Estados Unidos”, arrancando la risa de todos los presentes.

Julio César también nos visitó en innumerables ocasiones. Una trilogía única que a fin del año pasado se reunió en la ciudad de Mexico. Volverles a ver, platicar y tomarnos la foto del recuerdo, es algo imborrable de la memoria y que hoy quise compartir en este espacio mientras usted vuela a su destino.

Agrego que a Hugo Sánchez le acompañé en momentos mágicos hasta lo ultimo, cuando en un juego homenaje de Real Madrid anotó tres goles —uno de chilena al Paris Saint-Germain— y al que los diarios titularon “Capello, ahí está el delantero que te hace falta”.

Valenzuela, con esa broma a flor de piel, después de su visita a México, le comenté que había lanzado una muy buena bola en el arranque de la Serie Mundial, a lo que me respondió “No me demerites, fue strike”.

Grandes recuerdos con tres grandes del deporte mexicano. Tres grandes contemporáneos que nos dieron días enormes en Madrid, tardes fenomenales en Los Angeles y noches inolvidables en Las Vegas. Hugo, Fernando y Julio César, tripleta que no se repetirá.