Ciencia

La fotografía cumple 180 años

León Pablo Bárcenas Clavel / Septiembre 2019
Star News - La fotografía cumple 180 años

Su descubrimiento cambió la forma de plasmar la historia, ahora en imágenes

La mañana del 7 de enero de 1839, la sala principal de la Academia de Ciencias de Francia estaba completamente llena y el ambiente entre científicos, académicos y público era de emocionante expectación. Se anunciaba oficialmente la invención de un procedimiento para fijar la imagen tomada directamente del reflejo de “la naturaleza” sin la intervención del pincel. Por supuesto que esta historia no comenzó allí, ni en Francia, ni ese año.

Se cuenta que en la Antigua Grecia, un joven tenía que marchar a un largo viaje. La desconsolada novia, para conservar la imagen de su enamorado, dibujó sobre la pared la silueta del muchacho siguiendo los bordes de su sombra. El testimonio quedó ahí. El joven estuvo allí.

Los maestros pintores del Renacimiento europeo utilizaban espejos, lienzos, cajas oscuras o cuadrículas para realizar sus cuadros. Entre ellos, la cámara oscura, un cajón de madera con un pequeño orificio en una de sus paredes que permitía la entrada de una pequeña cantidad de luz y reflejaba en la pared opuesta la imagen exterior pero de manera invertida.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, se hicieron muchos intentos, pruebas y experimentos para atrapar esta imagen espontánea de la cámara oscura utilizando sales de plata, bromo o mercurio, por sus cualidades químicas de reaccionar al contacto con la luz.

En 1827, Joseph Nicéphore Niépce en Francia logró fijar la primera imagen; un granero, aunque con un tiempo de exposición de varias horas y un resultado poco nítido y muy granulado. Nicéphore Niépce era litógrafo y químico aficionado y su hermano Claude era inventor y entusiasta de los descubrimientos de su hermano.

A través de cartas compartieron sus avances con Louis-Jacques-Mandé Daguerre, decorador de la Ópera de París, que también perseguía la ilusión de que la imagen por sí misma quedara fija en un soporte.

Nicéphore murió en 1833 y Daguerre siguió con los experimentos que lo llevaron al reconocimiento en Francia como inventor de la Fotografía, aunque se sabe que Niépce fue quien realizó los avances más importantes.

Las primeras “fotografías” —que aún no se nombraban así— fueron llamadas ‘daguerrotipos’. Eran unas láminas de estaño recubiertas con una delgada capa de plata y se revelaban con vapores de mercurio; eran piezas únicas y no se podían obtener copias.

Esta pequeña placa se colocaba en elegantes estuches forrados de terciopelo con tapa para evitar que la luz siguiera actuando sobre la imagen y terminara por borrarse hasta quedar completamente oscura. Para observar los daguerrotipos, había que buscar un ángulo de luz para poder distinguir la imagen que a simple vista se veía como en negativo. Eran artículos de lujo de un costo muy alto.

Daguerre y Niépce no fueron los únicos ni los primeros. Geoffrey Batchen en su libro ‘Arder en deseos’ menciona a 24 personas, que en ocho países de Europa y uno en Brasil experimentaron y dejaron testimonios de su búsqueda de lo que más tarde se llamaría fotografía.