Música

Héctor Lavoe: el consigliere de Colón

Sebastián Cors / Septiembre 2019
Star News - Héctor Lavoe: el consigliere de Colón

La voz que define la salsa

La voz de Héctor Lavoe es para la salsa lo que la de Freddy Mercury es para el rock. El parámetro por el cual se definen el resto de los artistas, el estándar de oro. Su tesitura de tenor, que anunciaba su presencia de manera inmediata con un carácter nasal pero siempre atractivo, le hizo ganarse su sencillo pero rotundo apodo: “La Voz”.

“La Voz” estuvo desde el principio, codo a codo con los creadores del movimiento global de salsa llamado Fania. Primero, como mancuerna de Colón y rostro de los Fania All-Stars, convirtiéndose en la mano derecha que crecería tanto que, depende del círculo salsero con el que uno hable, logró eclipsar a Willie, “el Malo”.

Después, como una estrella solista, artífice de su propio éxito y dejando a Colón en busca de otra gran voz, la cual encontró, con énfasis lírico y no vocal, en Rubén Blades.

Durante sus años con Colón, Lavoe estableció la mayor parte de su legado, dejando una serie de estándares equiparable a lo que Robert Johnson hizo con el blues. También, fue esta dupla de puertorriqueños la que alimentó la fantasía mafiosa que definió la imagen del género a finales de los 60s. Las carátulas tenían el nombre de Colón, pero la música estaba repleta de la personalidad de Lavoe, una simbiosis que ni Rubén Blades alcanzaría en su punto más álgido con Colón.

Si “el Malo” llegó a tener un igual, nadie se acercó tanto como Lavoe. En su fantasía de mafia el rol que le corresponde sería el de consigliere, el representante del padrino en las grandes citas; la voz que le da consejo; el amigo cercano que es tan responsable del éxito de la empresa criminal como lo es el “big boss”. Lavoe es, sin tapujos, el vocero oficial de la salsa.