Cine

El mes de los premios

Septiembre 2019
Star News - El mes de los premios

Las ceremonias que reconocen a los partícipes del cine y la televisión se han visto envueltas en temas controversiales, y este año no es la excepción

A principio de año, en específico durante los meses de enero y febrero, tenemos las entregas de premios más importantes para la industria cinematográfica.

Para estas fechas se conoce a los nominados al llevado y traído Oscar; los sindicatos de actores, productores, directores y guionistas en los Estados Unidos otorgan los reconocimientos a sus pares. Igualmente, la prensa extranjera entrega el Globo de Oro, la Academia Española de Cine concede el Goya y la británica entrega el BAFTA, entre otros.

Hace un año comentamos en este mismo espacio la cadena de escándalos sexuales que se desató a partir de las acusaciones contra el productor Harvey Weinstein. El tema robó cámara en las entregas de premios y fue la constante en los discursos.

De entre el Oscar de la Academia Norteamericana de Artes y Ciencias Cinematográficas, que se entregó por primera vez en 1929, y el Globo de Oro que otorga la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood desde 1944, considero que éste último ha conservado un nivel aceptable de credibilidad, imparcialidad y autoridad.

La Academia de Hollywood parece estar teniendo problemas para conectarse con las audiencias en los últimos años, pues sus resultados en el rating son cada vez más bajos. El año pasado salieron con la novedad de que se instituiría la categoría a “la película más popular”.

La polémica no se hizo esperar: ¿cómo una academia de cine que ya entrega el premio a “la mejor película” ahora pretende distinguir a la más popular?, ¿es un intento absurdo de acercarse público joven? Claro, a las pocas semanas tuvieron que desdecirse.

Ya desde hace varios años la famosa Academia de Hollywood se ve comprometida a renovarse particularmente en su evento culminante: la entrega del Oscar que año con año ve reducirse el número de espectadores que lo siguen por televisión. Un show eterno, predecible, aburrido, políticamente correcto y plagado de discursos cursis.

¿Estaremos ante el final de las entregas de premios como se realizan desde los años treinta del siglo XX? La palabra clave aquí es dinero y sí, todavía, sexo. Mientras haya intereses económicos y sexuales en la industria, los premios no perderán el sesgo y francamente no veo para cuando suceda eso.

El mejor juez es el tiempo y el público es sabio. Cuantas películas que ganaron el Oscar están en el olvido y cuantas que no, forman parte indeleble de nuestra memoria.