Gastronomía

El extraño utensilio de mesa que sorprendió a Venecia

José Sandoval / Septiembre 2019
Star News - El extraño utensilio de mesa que sorprendió a Venecia

Mucho antes de la Edad Media las manos eran la única “herramienta” para alimentarse, sin embargo la aristocracia europea se encargaría de cambiar esa costumbre

En el año 1004, los poderes económicos y políticos de la época —el Imperio bizantino y la próspera ciudad-Estado de Venecia— se convertían en aliados con la unión de María Argyropoulina, nieta del emperador Basilio II y Giovanni, hijo de Pietro Orseolo II, el poderoso Duque de Venecia.

Durante el festín de la boda, María abrió una delicada caja y extrajo unos instrumentos para degustar sus alimentos.

Atónitos, los comensales vieron los peculiares artefactos y algunos clérigos condenaron de inmediato el acto como una muestra de absoluta decadencia. La recién esposa hizo caso omiso de las críticas y siguió comiendo tranquilamente con su tenedor.

Hoy en día, quizás nadie se detiene a pensar en el tenedor como símbolo de la civilización y evolución de los hábitos en la mesa.

A pesar de su popularidad, su uso es relativamente reciente si se piensa que durante miles de años la herramienta primordial para comer fueron las manos.

Instrumentos similares al tenedor eran utilizados en el antiguo Egipto y posteriormente en Grecia y Roma. Sin embargo, eran usados para remover la carne antes de la cocción y no en la mesa.

Alrededor del siglo VII, apareció en el Imperio bizantino y no fue sino 200 años después que tomó su lugar en la mesa de las familias aristocráticas de aquella región.

Para los años 1400, el tenedor como cubierto de mesa quedó registrado en recetarios italianos, pero su uso generalizado inició con otro casamiento.

Catalina de Médici llegó de Italia para contraer matrimonio con Enrique II, futuro rey de Francia. Ella llevó consigo doce diferentes formas de tenedor. Aunque la corte francesa tuvo gran dificultad para utilizar la herramienta con destreza, las familias acomodadas adoptaron rápidamente la moda italiana.

Paulatinamente, el tenedor se fue haciendo popular y su forma fue cambiando. Por otro lado, se dice que el “cuchillo de mesa” fue inventado por el cardenal Richelieu, Secretario de Estado del rey Luis XIII, quien harto de ver el uso del cuchillo para remover residuos en la boca por parte de los miembros de la corte, mandó limar la punta de todos los cuchillos.

Independientemente de si la historia de Richelieu es cierta o no, el tenedor actualmente es símbolo de la civilización occidental, ya que como todos sabemos, en Asia fueron los palitos de madera el utensilio primordial para comer.