Tendencias

Cabo Pulmo

Giles Décaire / Junio 2022
Star News - Cabo Pulmo

El buceo único del Mar de Cortés

Enero de 2018, una buena amiga mía, Julie Ebacher, ya estaba en Cabo Pulmo. Ella me invitó a escapar del invierno de Quebec y a descubrir el buceo único del mar de Cortés. Normalmente

planifico mis viajes investigando mucho. Esta vez fue diferente. No tuve tiempo de prepararme.

 

Me fui a San José Cabo, sin tener la menor idea de lo que me esperaba. El paisaje de Cabo Pulmo es un camino de tierra escarpado sin señales de civilización. Casi podía imaginarme a un "correcaminos" siendo cazado por un coyote como el de los famosos dibujos animados de la televisión. De hecho, vi uno al día siguiente y, me sorprendió darme cuenta de que esos pájaros sólo miden unos 30 cm de altura... ¡Mis recuerdos de la infancia se desvanecieron en ese momento!

 

A la entrada, Cabo Pulmo te da la bienvenida con un sencillo cartel de madera, además de un

límite de velocidad de 10 km/hora y contenedores de reciclaje. Esta antigua comunidad pesquera decidió, hace unos 27 años, cambiar esencialmente la economía local con esta audaz medida de convertirse en una zona de no pesca, orientada al

turismo ecológico.

 

La parte del puerto deportivo es única, ¡nunca había visto algo así! No se permite el amarre

de barcos en este puerto. Todas las pangas entran y salen del agua en enormes remolques

transportados por grandes camionetas 4X4. Así es que, es imposible que haya derrames de gasolina o aceite ni que los usuarios del puerto dejen residuos.

 

La playa está despejada y limpia todos los días.Cada maestro de buceo o instructor en Cabo

Pulmo necesita obtener su permiso del parque marino. Viene con entrenamiento sobre la vida

marina del parque y todas las diferentes reglas. Hay guardias del parque marino que controlan las aguas. Incluso bucean en el parque para asegurarse

de que todo el mundo respete la regla de no tocar.

 

Y me pregunto, ¿Esto marca la diferencia en la experiencia de buceo? Sí, mucho. En una de mis numerosas inmersiones en Cabo Pulmo tuve la oportunidad de bucear mientras se producía un extraño fenómeno. Hasta el día de hoy, no tengo ninguna hipótesis científica que lo explique. Conté más de 50 meros de todas las formas y tamaños, incluidos unos increíbles amarillos y, al menos, 60 morenas verdes que nadaban a la luz del día completamente al aire libre.

 

Fui testigo de un frenesí agitado en el que todas las morenas y meros entraban y salían de los diferentes agujeros del arrecife. Esta sería la primera, pero no la última de las experiencias únicas en el parque marino.

 

Todavía con la adrenalina a flor de piel después de vivir toda esta emoción y mientras el barco

se dirigía de nuevo a la playa, pudimos ver lo que parecían ser pequeños discos saltando fuera del agua. El capitán hizo un pequeño desvío para dejarnos identificar y admirar el espectáculo

acuático. Unas 30 rayas pequeñas estaban saltando (y casi volando) dentro y fuera del agua como en un documental de National Geographic ¡Simplemente increíble!

Unos días más tarde, fuimos a un lugar conocido por los leones marinos de todos los tamaños,

eso fue todo un espectáculo, ver a los grandes simplemente tomando el sol con orgullo en la parte superior de las rocas, asomándose aquí y allá, cerca de la orilla. Mientras estábamos en el agua... pudimos ver a los leones nadando juguetonamente a

nuestro alrededor con curiosidad.

 

De vuelta al puerto deportivo y cuando pasábamos más lejos de la orilla y cerca de una parte más profunda del mar, el capitán redujo la velocidad y señaló las montañas... ¡Dios mío! ¡Ballenas! Enormes ballenas salían casi por completo del agua y volvían a chapotear en la superficie. Pude, aunque sólo tenía mi cámara submarina, capturar algunas fotos de este gran escenario. Tan poderoso y a la vez tan elegante... Nos mantuvimos a una distancia razonable y disfrutamos de esta comunión fuera de este mundo con la naturaleza, con las montañas de

Baja California como fondo.

 

Todas las demás inmersiones me mostraron peces de colores y muchos grandes bancos de peces similares que sólo he visto en lugares muy remotos y protegidos como la pequeña isla de Sipadan, a unos 90 minutos de la costa de Borneo. El hecho de que en esta región no se haya pescado durante muchos años marca una diferencia increíble.

 

Al final de mi estancia en Cabo, mi amiga Julie y Nati (amigas españolas y buzos expertas), intentaban convencerme de que la cantidad de peces y vida marina de esta temporada no era

nada comparada con lo que consiguen durante la temporada alta de octubre-noviembre, cuando grupos de peces (muy a menudo jacks) bloquean casi completamente el sol por encima de los buceadores y giran alrededor de ellos como un tornado. Supongo que tendré que volver... a Cabo Pulmo.