Inmobiliaria

Retos del nuevo gobierno mexicano

Antonio Hánna Grayeb / Septiembre 2019
Star News - Retos del nuevo gobierno mexicano

¿Esperanza o deterioro?

El 1 de diciembre se realizó la transición al nuevo gobierno de la República Mexicana. Este cambio —como cada seis años— significa para unos “el cambio positivo de este país” y para otros un “deterioro” en la forma de gobernar.

Dentro de todos los movimientos a realizar con un cambio de gobierno, el mercado inmobiliario dependerá mucho de las decisiones que se tomen en cuanto a lo político.

Por una parte, es indispensable que la política social al aplicar los subsidios correctos en cuanto a cantidad y a calidad a la vivienda social sea la adecuada.

Un gran reto es que FOVISSSTE otorgue las facilidades para la movilidad de créditos de los burócratas.

Por otra parte, existe la apertura de la Cámara de Diputados a dar entrada a una ley inmobiliaria que permita ordenar la actividad en nuestro país.

Aunado a esto, la Cámara de Senadores tendrá que permitir lograr finalmente que el artículo 27 constitucional se modifique para que los extranjeros puedan comprar en playas y fronteras de México, sin la necesidad de un fideicomiso.

En una reciente plática que tuve con el Presidente mundial de FIABCI (International Real Estate Federation) le pregunté su opinión sobre México y sus oportunidades; contestó que la gran oportunidad que tiene el país existe con el mercado del Second Home.

También mencionó que Estados Unidos llevaba la batuta hace 50 años en cuanto a construcciones y proyectos inmobiliarios, pero hoy los mercados asiáticos y árabes son los más atractivos en inversión y crecimiento.

Hoy México tiene 4 ventajas que ningún país ofrece:

Primero, el precio sigue siendo muy barato en comparativa con cifras internacionales. Igualmente, el clima de nuestro país es maravilloso y permite ser disfrutado prácticamente todo el año. Asimismo, las bellezas naturales son muchas y únicas. Por otra parte, con tanta diversidad cultural, tenemos muchas opciones para ofrecer.

Por último, lo mejor de los mexicanos es su calidez. Somos grandes anfitriones y nos encanta recibir con los brazos abiertos a nuestros amigos.

El progreso siempre viene de la mano de diferentes obstáculos que solo se pueden superar si como nación, aprovechamos nuestras riquezas.

Recibamos el presente y al nuevo gobierno con buena disposición y miremos hacia adelante.