Marketing

¿Qué son las “horas nalga”?

Marco Arroyo / Septiembre 2019
Star News - ¿Qué son las “horas nalga”?

En México, siendo pleno siglo XXI, se le sigue dando más importancia al tiempo que transcurre una persona en la oficina antes que al talento y productividad

Muchas empresas no crecen ni dan los números que deberían dar, ya sea porque tienen en los puestos a personas que son conocidas o contratan amigos o familiares en lugar de buscar verdadero talento humano.

La directora de un estudio de dibujos animados de Estados Unidos, aún estando en casa a más de 10 horas de distancia, controlaba todo en su trabajo mientras que en México si no “se ve” sentado al empleado en el escritorio de oficina, creen que no es efectivo.

La fórmula está en pedir entregables, ya que con base en estos es posible medir a la gente empleada. Menos personas en la oficina ahorrará a la empresa servicios como electricidad, agua, insumos de baño y cafetería, entre otros. Además, el despacho personal no tendrá que ser grande por lo que se economizará en la renta o compra de un espacio.

Las empresas que no vean que el futuro es tener personas trabajando en donde sean más eficientes, llámese casa, café, o frente a la playa, por decir algunos ejemplos, no podrán competir en la nueva era.

No digo que todos los puestos puedan ser así, pero en los estratégicos; esos en donde se ocupa el intelecto más que otra cosa, es preferible un cerebro a más de un día de distancia que la mitad de uno sentado todo el día frente a la computadora.

¿No son los resultados lo que verdaderamente cuenta? De qué sirve que el ambiente organizacional sea estupendo si los números son nefastos.

Ojalá los departamentos de recursos humanos de todas las empresas entiendan que su trabajo es buscar talentos, no personas que hagan “horas nalga”, ni trabajadores que caigan bien.

Un empleado que realiza contento su trabajo es un elemento productivo y responsable, y muchas veces esas cualidades flaquean cuando el tiempo en la oficina se vuelve incómodo, físicamente agotador y a veces socialmente inestable.

El futuro de la productividad va creciendo y desarrollándose conforme las nuevas tecnologías de la comunicación avanzan, y tanto lideres como empleados de diversas empresas deben aprovechar esto para generar más y mejores resultados.