Salud

¿Por qué no a la "quimio"?

Dr. Guadalupe Chávez Torres, DHC / Septiembre 2019
Star News - ¿Por qué no a la "quimio"?

El proceso de mutación celular nos ha demostrado que existen rutas más seguras y eficientes para vencer el cáncer.

Los tumores malignos se incuban y desarrollan en un caldo de cultivo que he denominado “la cuarteta mortífera del cáncer”, la cual para existir debe combinar estas cuatro variables: Acidez en el medio de los tejidos celulares donde se genera; concentraciones de oxígeno por menos del 35%, requisito indispensable para que la célula mute; saturación de tóxicos, generados en la presencia de contaminantes como metales pesados, químicos, toxinas, oxidación, radicales libres, etc. 

Finalmente, la célula bajo estas condiciones antes de morir decide mutar, poniendo en marcha una ruta alternativa de supervivencia conocida como Ciclo de la Glicosis. 

En este momento, la célula busca extraer energía del azúcar sin utilizar el oxígeno, por eso está demostrado científicamente que el alimento del cáncer es el azúcar. Por estas razones, afirmo que la forma más exitosa para tratar la enfermedad del cáncer, es modificando el caldo de cultivo en el que se generó. 

El objetivo primario en estos casos, es contrarrestar el estado ácido de los tejidos celulares, saturarlos de oxígeno, eliminar tóxicos y reducir el azúcar de la dieta a un 10%, en este momento el organismo obtendrá su energía por medio de una dieta cetogénica. 

Es incomprensible cómo se pretende resolver un problema de salud inmerso en la acidez con más acidez, combatiéndolo con menos oxígeno y sustancias químicas tóxicas que ocasionan efectos secundarios que le suman más enfermedad a la enfermedad. Estas son las razones medulares de por qué los enfermos de cáncer siempre van a la baja en cuanto inician las quimioterapias, se les presentan nuevas dolencias y se agravan sus complicaciones. 

Afirmo que el tratamiento en contra del cáncer no es el que destruye el sistema inmunológico y mata las células sanas del cuerpo humano y desde el punto de vista médico la indicación de la quimioterapia o de la radioterapia puede causar más daños que beneficios, sin embargo desde el enfoque empresarial es bastante rentable. 

Los pacientes sometidos al esquema de tratamiento hospitalario que consiste en cirugía, radioterapia o quimioterapia, regularmente mueren en el camino, con la consabida pérdida de calidad de vida desde el momento en que son sometidos a la decapitación del tumor, a la quema de la radioterapia o al envenenamiento de la célula por la quimioterapia.

Está demostrado científicamente que el paciente que no se hace nada vive cuatro veces más tiempo que el que se somete a este tipo de tratamientos. Si la medicina oficial funcionara, habría cada vez menos cáncer. En este punto cabría preguntarle a los ministerios de salud de México y del mundo, ¿Por qué han aumentado estratosféricamente los casos? 

No hay curas milagrosas pero sí hay tratamientos que no atentan en contra del enfermo, los que permiten al organismo expresarse, dejando fluir los síntomas de la enfermedad, mientras se tratan de fondo las causas que le dieron origen.