Nutrición

¿Podría la falta de sueño estar afectando tu peso?

L.N. Carmen Haro / Septiembre 2019
Star News - ¿Podría la falta de sueño estar afectando tu peso?

La alimentación no es el único factor a considerar en los kilogramos acumulados; dormir y descansar lo suficiente también es indispensable al momento de cuidar la figura

¿Te ha sucedido que después de una noche en que has dormido muy poco o que tu sueño no ha sido reparador, al día siguiente sientes hambre todo el tiempo y que la comida no te satisface?

Investigaciones recientes han encontrado que la cantidad de horas que duermes cada noche y la calidad del sueño pueden producir cambios hormonales en el cuerpo que afectan directamente al apetito.

Las dos hormonas que se ven afectadas por la falta de sueño son la leptina y la grelina, responsables de regular la sensación de saciedad y apetito, respectivamente. Cuando no dormimos bien, los niveles de leptina en nuestro cuerpo disminuyen, lo que puede dar origen a que no percibamos las señales de que estamos satisfechos cuando acabamos de comer.

En cambio, los niveles de grelina se incrementan, lo que hace que sintamos hambre de forma constante. La combinación de ambas puede originar que comamos de más durante el día, y si es común no dormir lo suficiente, la consecuencia puede ser un incremento en el peso.

Si tienes problemas para conciliar el sueño durante las noches, las siguientes sugerencias te pueden ser útiles:

Establecer horarios
Es recomendable definir horarios para ir a dormir cada noche e incluso para levantarnos. Igualmente respetarlos durante los fines de semana es importante.

Hacer ejercicio de forma regular
Sugiero practicar algún tipo de ejercicio al menos 4 días a la semana, así como mantenerse activo durante el día, y evitar el ejercicio poco antes de ir a dormir.

Disminuir o limitar el consumo de cafeína, alcohol y tabaco
Si eres sensible a la cafeína, su consumo después de la hora de la comida puede producir dificultad para conciliar el sueño durante la noche.

Evitar cenas abundantes
Es preferible consumir los últimos alimentos del día al menos dos horas antes de ir a dormir. Paralelo a ello, es mejor consumir alimentos ligeros y de fácil digestión, y evitar aquellos que sean irritantes o grasosos.

Relajarse
Un baño tibio o un masaje antes de dormir puede ayudar a conciliar el sueño. Asimismo, recomiendo realizar un ritual relajante antes de ir a dormir como leer, escuchar música suave y ejercicios de relajación, entre otros.

Ahora ya lo sabes, un sueño suficiente y de calidad es uno de los hábitos saludables para evitar subir de peso.