Vinos

Los vinos del desierto

Claudio Innes / Noviembre 2019
Star News - Los vinos del desierto

Mantos acuíferos son responsables de la gran calidad de la vid potosina

Nos enfilamos a la salida de San Luis Potosí hacia Matehuala. El paisaje es sobre todo desértico, lo que nos da de antemano una idea de temperaturas frías por la noche y calientes durante el día, mismas que son muy favorables para el cultivo de la vid. Nuestra inquietud entonces se concentra en la cantidad de lluvia que recibe este suelo por año, misma que a simple vista no parece muy abundante.

 

Eventualmente tomamos una desviación hacia la izquierda que nos indica el camino hacia Villa de Arista, antigua tierra de la etnia de los guachichiles, posteriormente llamada Jagüey de los Reyna y finalmente nombrada Villa de Arista en honor al entonces presidente, el General Mariano Arista.

 

El territorio no cuenta con ríos permanentes, por lo que la agricultura y la vitivinicultura en la actualidad dependen de la explotación de los mantos acuíferos que por cierto son abundantes y con agua de excelente calidad.

 

Pasando Villa de Arista nos enfilamos hacia el rancho "El Sureño", que ha diversificado su producción plantando vides para uva de mesa en un inicio y posteriormente variedades adecuadas para la elaboración de vino de gran calidad.

 

La vinícola es dirigida por un joven enólogo argentino, Fabricio Hernández, quien acompañado del consultor en Viticultura Rafael Garza, desarrolla diferentes vinos blancos, rosados y tintos.

 

El proyecto llamado "Cava Quintanilla", en honor a su propietario Don Carlos Quintanilla, es literalmente un oasis en medio del desierto. Desde la entrada se percibe el orden y la limpieza característicos de las bodegas serias, que si bien emanan de una pasión por la elaboración de grandes vinos, también cumplen con requisitos de organización, equipamiento, higiene y capital humano de alto nivel.

 

Su viñedo es impecable, el suelo se presta y gracias al buen manejo de los diferentes varietales plantados, Fabricio Hernández logra vinos de una calidad remarcable. Desde aquellos frescos y relativamente jóvenes que llegan al público a precios muy accesibles, hasta las etiquetas de alta gama, fruto de una selección estricta de las mejores uvas, la prensa con equipo de alta tecnología, la fermentación en cubas termo reguladas de acero inoxidable y finalmente un lento paso por barrica francesa Boutes de primerísima calidad.

 

Los premios han llegado por añadidura. Cava Quintanilla ostenta medallas de oro de los concursos más importantes del mundo como el Concours Mondial de Bruxelles, que dan testimonio de la gran calidad de sus vinos así como de la pasión con la que estos son elaborados.

 

Sin duda alguna escucharemos hablar mucho y muy bien de esta vinícola potosina, que ha demostrado sin dejar lugar a dudas que en San Luis Potosí también hay buenos vinos.

 

Sus sugerencias y cometarios son bienvenidos en [email protected]