Vinos

Las burbujasLas burbujas

Claudio Innes / Enero 2020
Star News - Las burbujasLas burbujas

Lo que no debe faltar en una celebración

El vino espumoso es, sin duda y por tradición, el protagonista de las grandes celebraciones. Decir "burbujas" lleva implícito el concepto de alegría, festividades y grandes ocasiones.

 

Cuenta la leyenda que Dom Pérignon, monje benedictino nacido en la Francia del siglo XVII, trae de la región de Limoux el método de obtención de burbujas en un vino, mismo que paulatinamente iría mejorando hasta llegar al actual método tradicional que aún se utiliza en la elaboración de los vinos espumosos de calidad. La leyenda cuenta que, después que Dom Pérignon probó el vino espumoso, corrió a decirles a sus compañeros del monasterio que estaba degustando las estrellas.

 

Él mismo compartiría este conocimiento con Thierry Ruinart, otro monje benedictino quien, junto a Perignon, perfeccionó el método de elaboración en la región de Champagne y por la cual el proclamado 'Rey de los Vinos' lleva hoy su nombre.

 

Si bien el vino espumoso se volvió popular en Francia, fue hasta el año de 1851 que Charles Heidsieck, conocido como 'Champagne Charlie', fundó su compañía productora, mejorando aún más los métodos de producción y llevando sus vinos espumosos a Bélgica, Inglaterra, Rusia y sobre todo a Estados Unidos, donde encontró la fama y posicionó sus burbujas entre la alta sociedad norteamericana, abriendo el mercado mundial al vino de Champagne, quien desde entonces es considerado uno de los productos más chic del mundo entero.

 

Pero las burbujas no se quedaron en Francia. Algunos productores de otros países adaptaron el método a las variedades de uvas locales, alcanzando también gran calidad en sus vinos. Para muestra, podemos mencionar los cavas españoles y los prosecco italianos, entre tantos otros.

 

Existen varios métodos en la actualidad para producir vinos espumosos, pero sin duda alguna el mejor de todos es el método tradicional, anteriormente llamado método champenoise, que mediante una segunda fermentación en botella cerrada obtiene burbujas que se producen y se liberan lentamente, permitiéndonos disfrutar el cosquilleo que ocasiona esta efervescencia desde el primer sorbo hasta el final de nuestra copa.

 

Los vinos espumosos de menor calidad, que son producidos con otros métodos, presentarán burbujas grandes que se liberarán rápidamente. El método menos recomendado será entonces el de adjunción de gas que, como su nombre lo indica, consiste simplemente en inyectar gas a un vino tranquilo.

 

Para los champagne, todo empieza con una mezcla de vinos tranquilos, que puede contener algunos de diferentes añadas. Cabe aclarar que aproximadamente cada diez años se juntan las condiciones favorables para producir una gran cosecha, cuando esto ocurre, en la región de Champagne, el Instituto Nacional de Denominaciones de Origen (INAO) por sus siglas en Francés, otorga la autorización para que las botellas de champagne ostenten la leyenda millésime y que será conformada igualmente por varios vinos tranquilos pero todos de la misma añada.

 

Para estas fiestas decembrinas, mi recomendación es que no falten en nuestras mesas los excelentes vinos espumosos que se producen en Querétaro, así como en otras partes de nuestro querido México.

 

Sus sugerencias y cometarios son bienvenidos en [email protected]