Arte

La Remolacha: “yo pongo los personajes y quienes los ven que les hagan sus historias

Flor Velázquez / Octubre 2019
Star News - La Remolacha: “yo pongo los personajes y quienes los ven que les hagan sus historias

Las calles de Querétaro te invitan a recorrerlas, a disfrutarlas, a vivirlas, a interpretarlas, pero también a conocer curiosos personajes que se ocultan y se muestran en esquinas y rincones, que habitan las paredes, que a veces están y a veces no. 

 

El creador de los famosos "pollos" que vemos aparecer en arte urbano y galerías es 'La Remolacha', un artista queretano que ha dedicado la última década al proceso creativo que significa comenzar una obra en papel y terminarla plasmando en un mural. 

 

Julián Guzmán tiene como profesión la Arquitectura, sin embargo de un momento a otro los proyectos de pintura comenzaron a abarcar más su tiempo, su gusto y su pasión. Y así decidió ponerse a dibujar.

 

"Mi proceso creativo no es nada del otro mundo. Siempre empiezo en una hoja de papel, haciendo dibujos y de esos dibujos han surgido grandes personajes que ahora todas las personas conocen, identifican, y me identifican con ellos".

 

¿Por qué dibujar animales? Es la pregunta del millón para La Remolacha, para la cual tiene una sencilla respuesta: "porque nunca fui bueno dibujando personas". 

 

Y es así como murales suyos, ubicados en distintos lugares del centro de Querétaro, se han vuelvo parte importante del andar de las personas buscando que día a día alguien imagine historias diferentes con cada uno de sus personajes.

 

"Quise sacar mi obra de las galerías y así fue que mis "monos" empezaron a aparecer en las calles, en murales y en lugares alcanzables para todas las personas. Ese era mi objetivo, no dejarlos encerrados en cuatro paredes".

 

Dibujos sobre papel, pintura acrílica, óleo sobre tela, collages y mucha creatividad le dan vida a los pollos, ratas, peces, muñequitos y demás animales que conforman el "crew" artístico de La Remolacha. 

 

Las calles y galerías del centro de Querétaro se han convertido en su casa y constantemente aparecen en nuevos lugares para que quienes los ven, se den a la tarea de crear nuevas narrativas pictóricas. Julián pone los elementos, los observadores cuentan las historias. 

 

"Me hace muy feliz poder dedicarme a lo que me gusta y me apasiona, pero sobre todo disfruto trabajar en colectivo con otros artistas muralistas. Siempre es una buena experiencia compartir ritmos de trabajo propios con los ajenos, técnicas, materiales, humores, creatividad, aprendes mucho y lo disfrutas".