Ciencia

La escala de la felicidad en pareja

León Pablo Bárcenas Clavel / Enero 2020
Star News - La escala de la felicidad en pareja

Observación, hipótesis y experimentación para encontrar el amor

Para conseguir pareja —aun en tiempos de Tinder— nada mejor que el método científico. Primero, observar: "esa chica me gusta, tiene cabello largo y ojos color miel". La observación es el primer paso, luego hacemos una elección y desechamos lo que queda fuera de nuestro objetivo. 

 

A continuación, vienen las preguntas e hipótesis. ¿Tendrá novio?, ¿le gustará la trova? Las hipótesis son respuestas anticipadas a lo que queremos conocer y para cerciorarnos de ello viene la experimentación. Le regalaré un libro para atraer su atención ¿y si no atino a su autor favorito en caso de que sea una buena lectora? Una vez aplicada la experimentación, se obtienen respuestas positivas o negativas, de aceptación o rechazo; es el paso de la demostración o refutación de las hipótesis.

 

Si la chica en cuestión no muestra interés por una invitación al cine, pero sí a la salida a comer, estaré discriminando opciones —las hipótesis iniciales— de las cosas que no le agradan a ella y así hacerme notar de manera efectiva con algún regalo, ayudarle en una tarea o platicar con ella. La conclusión de lo anterior será la tesis o teoría, al conocer cuáles son las cosas o acciones que tienen una puntuación positiva para que una chica pueda ser mi novia.

 

El método científico ha sido la base para la investigación y la ciencia en los últimos cinco siglos. Francis Bacon, filósofo y político inglés, propuso en 1620 las reglas del método científico experimental en una obra llamada Novum Organum. Este no fue el primer escrito que señala el orden a seguir para llegar a un resultado confiable. 

 

El llamado 'Papiro de Edwin Smith', de aproximadamente 1,600 años antes de la era común, explica el tratamiento de una enfermedad en el antiguo Egipto con los siguientes pasos: examen, diagnóstico, tratamiento y pronóstico.

 

Con algunas variantes en las etapas de este método, en los últimos años se han llevado a cabo estudios orientados a calificar y medir la felicidad de la pareja. Por ejemplo, el antropólogo y doctor en Educación para los Adultos, Gary Champan, llegó a la conclusión de que las formas de expresar el amor en una pareja se ubican en cinco categorías: palabras, contacto físico, acciones, tiempo de calidad y regalos.

 

En México, en el año 2013, un grupo de psicólogos de la UNAM, liderados por José Luis Pozos G., publicó los resultados una investigación titulada 'Escala de felicidad en la pareja'. En este trabajo realizado en la Ciudad de México, con 620 participantes, hombres y mujeres con una relación de pareja, se llegó a la conclusión de que los dos elementos más importantes para una vida feliz en pareja son la interacción positiva —amor, cariño, compartir tiempo y espacio exclusivo con la pareja— y la estabilidad básica —compromiso, tranquilidad y seguridad material—.

 

Otras variables menos importantes fueron la sexualidad, exclusividad, romance, interdependencia, bienestar económico, tranquilidad, mantenimiento, empatía y estabilidad social. Conclusión: el método científico está de nuestro lado al darnos respuestas confiables y verificables sobre cómo ser felices con nuestra pareja.