Reportajes

Kilómetros de letras

Rafael Vázquez Díaz / Octubre 2020
Star News - Kilómetros de letras

Para muchos escritores, los viajes han sido sus musas

Charles Darwin pasó cinco años viajando a bordo del bergatín HMS Beagle; su recorrido a través del mundo le permitió dibujar toda serie de paisajes; escribir la teoría de la selección natural y prácticamente darle la vuelta al mundo para trascender en la historia como uno de los geólogos más reconocidos e importantes. 

 

A lo largo de la historia han habido numerosos escritores que han utilizado sus viajes como fuente natural para la creación de grandes historias fantásticas. Los recorridos de Hemingway en Cabo Blanco, Perú, le dieron tanto material que ´El viejo y el mar´, podría ser un acercamiento sencillo pero poderoso a la vida de los pescadores y los devenires de los marineros cuando están en altamar. 

 

Viajar puede ser un pasatiempo o formar parte de la naturaleza de nuestro trabajo, pero también puede ser una actividad obligatoria que abre pasillos sombríos; J.R.R. Tolkien tuvo que salir de su natal estado libre de Orange (actualmente Sudáfrica) para pelear en las anegadas trincheras del Somme (Francia) a inicios del Siglo XX y ahí conocer de primera mano la experiencia del miedo, la muerte y la desolación que pudo plasmar en los campos infértiles de Mordor, en su saga de ´El Señor de los Anillos´. 

 

Viajar es desplazarse de la zona de confort en la que nos movemos cotidianamente; es ampliar nuestro conocimiento del mundo y las fronteras imaginarias que nosotros mismos nos ponemos, es forzar a nuestro paladar a salirse de la rutina, es recordar nuevas calles, nombres, personas y cuando se viaja durante mucho tiempo, es asimilar nuevos acentos y diferentes idiomas. 

 

Dicen que muchas novelas son objeto de análisis del propio inconsciente de los autores ya que logran crear nuevos mundos a partir de la imaginación, pero realmente es muy difícil crear complejos escenarios sin romper las barreras de lo cotidiano y atreverse a explorar -ya no durante cinco años y a lo largo del mundo- simplemente el municipio o el estado vecino. 

 

Es por eso, estimado lector, que tiene que disfrutar el ronroneo del motor debajo de usted; independientemente del motivo por el cuál usted está viajando, es heredero de una tradición milenaria con la cual nuestra especie ha ido moviéndose a lo largo de la historia de la humanidad; aprendiendo nuevas cosas, compartiendo historias con los suyos y enseñando al resto a ser un poquito más tolerante, más sabio. 

 

Los viajeros somos los escritores más importantes que ha tenido la humanidad.