Arte

Jaime Sánchez: “Un pintor tiene la obligación de dominar todas las técnicas”

Agosto 2020
Star News - Jaime Sánchez: “Un pintor tiene la obligación de dominar todas las técnicas”

Veracruzano de nacimiento, Jaime B. Sánchez Nava vio la luz en la década los sesenta. Desde chico sabía que lo suyo era plasmar imágenes sobre papel y así creció, con habilidades artísticas y creativas en constante desarrollo. 

 

"Me considero un pintor genético y autodidacta. No estudié absolutamente nada respeto a la pintura. De chico, fue mi papá quien tenía todo tipo de libros y revistas de artistas, a él le gustaba dibujar y pintar. Digamos que ese fue mi primer contacto a la pintura. De ahí me empecé a inclinar por ciertos autores: Toulouse-Lautrec, Edvard Munch, Honoré Daumier, entonces fue que a mí me cautivaron desde niño".

 

Recuerda que sus primeros trazos profesionales los hizo siendo apenas un adolescente, cuando comenzó a trabajar como caricaturista para un periódico local y esta experiencia definiría posteriormente el rumbo que su vida tomaría. 

 

"En esa época me gustaba de todo; yo no sabía que era pintor; que yo era artista. Pintaba caricaturas, gente, entonces fui descubriendo muchas cosas que me fueron llevando a esto. Se podría decir que profesionalmente empecé a los 15 años".

 

El maestro Jaime Sánchez está seguro que cuando se nace con una habilidad, se descubre, y se desarrolla, tarde o temprano toma forma en la vida de cada uno. 

 

"Me dediqué 25 años al diseño gráfico. Me junté con un socio y pusimos una empresa, pero de forma paralela yo nunca dejé de pintar. Monté exposiciones desde los 16 años en Córdova y Xalapa, pero casi como una afición. Empecé a vender y a la gente le gustaba lo que yo hacía. Una cosa llevó a la otra. Pienso que se está destinado a hacer algo y que no se puede planear la vida cuando se es artista; la pintura lo va llevando a uno. Es algo inexplicable".

Ganó un premio nacional de caricatura en 1992 y tuvo la oportunidad de exponer sus pinturas en la ciudad de Nueva York en 1993.

 

Además, su obra se ha presentado en la Ciudad de México en recintos como: El Colegio Americano, el WTC de la Ciudad de México y en el Nacional Monte de Piedad en 1998. Igualmente, en el Palacio Legislativo de la Ciudad de México y en Cuernavaca en La Casa Murillo, ambos en 1999. Y ha llegado, además a Sudáfrica, Italia y Suiza.

 

Igualmente, expuso dos muestras en la ciudad de Portland, Oregon en 2008 y el 6 de marzo del 2012, en Agora Gallery del distrito de Chelsea en la ciudad de Nueva York.

 

En noviembre de 2019 recibió el reconocimiento al artista plástico más destacado del estado por el Centro Cultural y Social Veracruzano.

 

"Pienso que una de las características de tener talento es que va acompañado de la pasión. Si no tienes esa necesidad de crear, entonces no eres tan artista. No hay artistas malos, sino buenos, regulares, entre otros, pero en categorías. Siendo la verdad, que solo llegan los que tienen cierto nivel de preparación y cultura. No es para todos, aunque debería, pero no todos lo entienden".

 

TEMAS EN OBRA

 

"A veces me da temporadas de ser social, costumbrista; de pronto puedo decir algo fuerte y a veces puedo decir algo, dentro de mi estilo. A veces me gusta decir algo con la figura humana, en fin, tengo un estilo y sello plástico pero la temática es infinita. Se tiene que aprovechar absolutamente todo lo que hay dentro y fuera de uno".

 

TÉCNICAS

 

"El pintor tiene la obligación de manejar todas las técnicas y materiales, estilos posibles, conocerlos por lo menos, en la etapa de aprendizaje. He pasado por todo tipo de técnicas, pero me acomodé muy bien en el acrílico, ya sea en pasta o crema. Es pintura a base de agua y me encanta. No soy muy ortodoxo al pintar, suelo salpicar mucho. Creo que el óleo, por ejemplo, es más ceremonioso, para gente más disciplinada. Quizás yo, por no haber estudiado, soy muy bruto para pintar, pero así he aprendido".