Liderazgo

Ir más allá.

La Gloria de Calvillo / Septiembre 2020
Star News - Ir más allá.

Ofrecerle al visitante una experiencia inolvidable, es solo la punta de iceberg de los servicios turísticos y de hospitalidad

El gran acceso a la información del que gozamos en la actualidad, significa que se simplifique nuestra toma de decisiones y organizar un viaje pueda hacerse incluso sin asistencia especializada. 

 

Cuando mi amiga y curadora de arte Mafalda Budib me propuso viajar a la India, no dudé ni un instante en hacerlo, además de la gran amistad que nos une, hoy puedo agregar que cuenta también con una red de contactos sublime, de quien pude sentir mucho más que logística eficiente y apertura para quienes poco o nada entendíamos de sus costumbres, pasando de ser nuestros prestadores de servicios a anfitriones de lujo. 

 

La razón del viaje era vivir el Holi, un festival de color que dura dos días y que representa la más famosa celebración nacional. Este se desarrolla por todo el país y a nosotros nos tocó disfrutarlo en Mandawa, un pueblo sencillo de campesinos y lleno de historia; puedo decirles que era tan similar a cualquier comunidad rural de México. 

Llegamos al medio día, nos esperaba una banda local de músicos, quiénes lograron que las dos cuadras que debíamos recorrer para llegar al hotel, fueran muy divertidas bailando con los niños. 

 

Después de ese gran recibimiento con una bebida frutal de cortesía, nos presentaron otra ceremonia llena de cantos y bailes de la región, lo interesante es que esta fue una presentación especial organizada por el Director del hotel quien quiso sorprendernos con ese hermoso detalle, para ir teniendo una inmersión especial al lugar. 

 

En la noche vivimos la ceremonia del fuego en el pueblo, alrededor de una hoguera gigante, los lugareños cantan y bailan toda la noche para simbolizar la victoria entre el bien y el mal, reconociendo sus costumbres y apreciando sus valores familiares. 

 

A la mañana siguiente, los vecinos salen a las calles y te aplican con un gran cariño, respeto y simpatía, polvos de colores con total libertad en el rostro, de manera que los cuerpos y la ropa quedan cubiertos por los pigmentos multicolores, haciendo lucir todo el lugar en plena fiesta nacional.

 

La experiencia fue fascinante, cada detalle minuciosamente atendido, una gran sonrisa en cada persona sin duda fue el mejor sello. Detrás de cada elemento de esta travesía, están invertidas largas horas de planeación, diseño, cálculo de tiempos y movimientos, costeos, activaciones y largas conversaciones con los locales que participarán, sin dejar de lado lo más importante, comprender perfectamente el perfil del visitante para tener empatía y cercanía con sus emociones.

 

Elegí dedicar mi colaboración mensual a todos aquellos empresarios, emprendedores, profesionales del turismo, quienes a pesar de las circunstancias, siguen haciendo un esfuerzo genuino por mantener la mente del viajero despejada, quienes en medio de la adversidad y la incertidumbre, siguen logrando que quien viaja por cualquier razón, disfrute de experiencias memorables. 

 

Para ser un prestador de servicios de hospitalidad, no sólo se requiere preparación, disciplina y hacerse muchas preguntas para alcanzar la empatía con lo que vivirá el viajero, implica ejercer un auténtico liderazgo, que sea visible, presente y persistente, para orientar y hacer marchar sin tropiezos la gran orquesta que dispuso ante sí para entregarla con gran cuidado a su cliente.