Infografía

Instrumentos musicales populares del pop

Enero 2020
Star News - Instrumentos musicales populares del pop

La música que se escucha de manera popular se va transformando conforme la época cambia, y ello está estrechamente relacionado con los avances tecnológicos que llegan para quedarse.

 

Estos avances se emplean, ya sea para crear nuevos instrumentos musicales, o modificar los ya existentes. De esa forma, el sonido generado a partir de estas innovaciones cambia la forma en la que el estilo musical en boga suena.

 

Así, los músicos comienzan a experimentar con esa nueva tecnología, obteniendo nuevos sonidos y adoptando nuevas habilidades, lo que provoca que un género musical se transforme, dando pie a uno nuevo. 

 

Este nuevo género, al ser innovador y asimilado por masas a través de la difusión de esas canciones, causa tal impacto que se puede escuchar en todas partes, dando pie a la "música pop" del momento.

 

A continuación, presentaremos 2 instrumentos que han sacudido la industria musical, y quedándose como parte de la historia.

Guitarra eléctrica

 

Es una versión modificada de la guitarra clásica.

 

Funciona por medio de la pulsión de sus cuerdas, que emiten vibraciones. Estas son captadas por un mecanismo llamado pastilla, el cual es un imán embobinado en cobre, que percibe la pulsión de las cuerdas y la transforma en sonido.

 

Popularizada en la década de los 50s, muchos artistas comenzaron a experimentar con su peculiar sonido, el cual tiene como característica el poder ser manipulado de distintas formas —de forma más controlada que un instrumento acústico— y pronto se convirtió en el instrumento insignia de cualquier banda.

 

En los 60s , bandas como The Beatles y The Rolling Stones, precedieron su popularidad. A su vez, desde la década anterior y posteriormente, guitarristas como Chuck Berry, Jimi Hendrix, David Gilmour y Steve Vai la llevaron a niveles estratosféricos, utilizándola como un instrumento tanto melódico como armónico y modificando su sonido.

Sintetizador

 

Hasta el momento en que este instrumento fue creado, no había una forma concreta de generar sonidos de forma inorgánica o electrónica. En otras palabras, no se podían crear estos sin la pulsión de una cuerda, percusión, manipulación del viento u otras formas usadas en los instrumentos "orgánicos" conocidos.

 

Este aparato genera y manipula ondas de sonido por medio de circuitos electrónicos, en distintas frecuencias y logrando así imitar sonidos reales o crear nuevos.

 

Existen registros de instrumentos con esta particularidad desde el siglo XIX, habiendo distintos experimentos desde ese momento hasta la primera mitad del siglo XX, tal es el caso del legendario 'theremín' y el menos conocido, pero igual de intrigante 'ondas martenot'. Sin embargo, se comercializó de forma concreta en la década de los 60, época en la que el inventor Roger Moog impactó el mercado con su homónimo "sintetizador Moog", en sus distintas presentaciones. 

 

Para la época, este instrumento ya venía con un teclado, para controlar el sonido a partir de la digitación tradicional.

 

Es importante remarcar que para ese entonces, poder generar ondas sonoras sin necesidad de un instrumento acústico era algo totalmente innovador. Muchas bandas y músicos fueron inspirados —como en su momento la guitarra eléctrica lo hizo con artistas anteriores— a crear sonidos nuevos con esta tecnología de punta.

 

The Doors y Pink Floyd lograron su inigualable estilo sonoro gracias a este instrumento. Igualmente, Deep Purple, Frank Zappa, Yes, Genesis y Brian Eno, entre muchos otros, llevaron el rock de la época a otros niveles gracias al sintetizador. 

 

Por otra parte, artistas enfocados a la sonoridad en el cine impulsaron el uso de este instrumento en la pantalla grande; el ejemplo definitivo de esto último es la película 'La naranja mecánica' (1971), cuya banda sonora quedó a cargo de Wendy Carlos y que se trata de un cúmulo de piezas orquestales pero reinterpretadas en este instrumento.