Arte

Fermín La Calaca

Flor Velázquez / Septiembre 2019
Star News - Fermín La Calaca

"Quiero conectar con todas las generaciones y hacer que trascienda la cultura popular mexicana"

Un par de ojos brillantes se asoman desde el interior de una calavera. Más misteriosos que espectrales, se encuentran adornados de colores vivos que decoran la estructura ósea que los contiene. Un traje de mariachi rematado con un brillante moño rojo en el cuello, es el atuendo que caracteriza a este personaje. 

 

Fermín La Calaca, mitad catrín mitad mariachi, es el vivo ejemplo de la cultura mexicana y protagonista de su propuesta artística. Con casi diez años de trayectoria, su personaje y su obra se han posicionado dentro y fuera del país como un emblema de lo colorido y festivo que es México y su cultura. 

 

"Yo trabajaba en una heladería y me tocaba estar en contacto con las personas que laboraban como estatuas vivientes. Además de que me di cuenta que económicamente era un buen negocio, me percaté que el trabajo de representar un personaje era un gran reto que iba más allá de los trabajos convencionales; implicaba compromiso físico y mental hacia el personaje en el que te convertías y hacia las personas con las que interactuabas" recuerda Fermín La Calaca. 

 

Con gusto y facilidad nata para la pintura urbana, el artista queretano se empeñó en crear un personaje único con el que se identificara y que además fuera culturalmente representativo. 

 

Con la idea de que en el imaginario mexicano no existe una figura masculina que represente a la muerte, nació el diseño de la máscara y lo complementó inspirado por la música popular mexicana: un catrín —masculino de La Catrina de José Guadalupe Posadas— vestido de mariachi. 

 

"La primera aparición de Fermín La Calaca fue en un concurso de disfraces de día de muertos que se llevó acabo en un antro. Me puse el disfraz, la máscara y no esperé las reacciones del público, se emocionaron muchísimo, a partir de ese momento hay un antes y un después en la historia de mi personaje". 

 

El artista queretano cuya máscara ya es marca registrada, ha despegado en su trayectoria buscando posicionarse como un personaje de México para el mundo. Actualmente es uno de los personajes invitados al evento de Formula 1 y ha sido acompañante del boxeador Saúl 'Canelo' Álvarez en sus peleas más importantes. 

 

"Estar arriba del ring con el Canelo, sosteniendo la bandera de México, es una sensación indescriptible; es dar la cara por la cultura que representa a todos los mexicanos en un evento de talla mundial, igualmente ser parte de Formula 1".

 

Además de ser un performer, sobresale la obra de arte realizada por Fermín. Definida en sus palabras como 'arte de estilo urbano', sus pinturas tienen una característica que las resalta —en toda a expresión de la palabra—: el uso de colores neón y que brillan en la obscuridad.

 

"Me gusta pintar personajes de la cultura popular, como Frida Kahlo, Freddie Mercury, dibujos animados y satirizar retratos dándoles mi toque personal. Algunos de mis cuadros tienen dos versiones que se complementan en una, la que ves con la luz normal y la que ves en colores neón con luz negra". 

 

Fermín La Calaca, quien próximamente estará presente en la edición 2019 de Formula 1, busca trascender con su personaje y su arte, y volverse un sello distintivo mexicano en el mundo. 

 

"Usando la máscara conservo el anonimato porque quiero que lo que hago con tanta pasión se trate del arte y no de mí. No me interesa que nadie conozca mi rostro verdadero, sino que me reconozcan por lo que hago, por lo que represento fuera del país, que en el extranjero vean que México no es solo lo negativo que se ve en las noticias; que es cultura, que es tradición, que es fiesta, diversión, colores y personajes".

 

Fotografías por: @juaneuanphotography