Vinos

En México también hay grandes vinos blancos

Claudio Innes / Febrero 2020
Star News - En México también hay grandes vinos blancos

Desde su cultivo hasta su fementación, el proceso es detallado y exclusivo

El vino blanco en nuestro país es un tema controversial. Desgraciadamente, y a causa de la desinformación, el mercado de los vinos blancos es mucho más cerrado que el de los tintos. Se escuchan frecuentemente frases de menosprecio como "el mejor blanco es un tinto" que en verdad denotan una falta de conocimiento de gran parte de nuestros consumidores. Es por eso que decidí exponer datos contundentes que nos muestran lo contrario y resaltan la gran calidad de los exponentes producidos en diferentes regiones de nuestro México.

Comencemos desde el viñedo

 

Cualquier persona que haya experimentado el cultivo de la uva blanca, estará de acuerdo en que es más difícil lograr una buena cosecha de uvas blancas que una de uvas tintas. La planta y el fruto son más delicados, soportan en menor medida condiciones desfavorables que no representarían un problema para las variedades tintas.

 

En la vendimia, las uvas blancas deberán de ser tratadas con mayor cuidado, ya que la ruptura de estas puede ocasionar fermentaciones prematuras y la madurez adecuada es imprescindible para obtener vinos blancos equilibrados.

 

El manejo de la uva blanca es más delicado y por eso, en muchos casos, las vendimias se hacen durante la noche, evitando así altas temperaturas que a una uva tinta no afectarían. Por demás está mencionar los problemas y costos que esto implica.

 

En la bodega, utilizaremos la prensa más sofisticada y tecnológicamente avanzada —prensas neumáticas horizontales— para tratar las uvas blancas, mientras que prensas más rústicas son suficientes para un buen vino tinto. Es necesario no romper las semillas con una presión mal ejercida.

 

Qué decir del proceso enológico, donde el vino blanco nos permite muy poco margen de error. Es común comparar los vinos tintos como pinturas al óleo, en donde si hay algún error o descuido, podrá el artista encimar o corregir el trazo, y los vinos blancos con acuarelas, en donde los errores son incorregibles y la única solución es tirar la pintura y comenzar una nueva.

 

Llegando a la barrica, podemos decir que la frontera entre que la madera aporte o que domine es muy frágil. El enólogo deberá utilizar las barricas más sutiles y más discretas para no estropear su vino con demasiadas notas ahumadas o tostadas que ocultarían las cualidades del vino. Necesitaremos también, sentidos más agudos para percibir las sutiles notas de flores, cítricos y frutas tropicales.

 

Por último, pero no menos importante, hay que mencionar la capacidad de guarda que algunos buenos vinos blancos tienen, siendo un blanco el vino más viejo que en la historia reciente se conoce y que después de doscientos veinte años de edad estaba en condiciones para disfrutarse.  Este ha sido un acontecimiento histórico en el mundo del vino, que ocurrió el 13 de noviembre de 1994, en el Château Pécault, en Arbois, Francia, en donde se abrió una botella de Vin Jaune que databa de 1774.

 

Mi recomendación es, entonces, darse la oportunidad de apreciar un buen vino blanco cuando la ocasión, el plato y el clima sean apropiados, y que dejemos de comparar peras con manzanas pues a final de cuentas, los tintos y los blancos son productos diferentes y difícilmente podríamos hacer una comparación objetiva entre unos y otros, además de que en los dos hay grandes exponentes.

 

Démosle entonces la oportunidad y ampliemos nuestra cultura del vino y el consumo de blancos en nuestro país.

 

Sus sugerencias y cometarios son bienvenidos en [email protected]