Marketing

Empresa o “mega changarro”

Marco Arroyo / Septiembre 2019
Star News - Empresa o “mega changarro”

Saber identificar el tamaño de nuestro negocio puede hacer la diferencia en cuanto a éxito o fracaso

En el tiempo que llevo ejerciendo y trabajando con diversas marcas, he escuchado empresarios preguntarse: ¿cuál es el secreto?, ¿qué tienen de especial otras empresas?, ¿qué hacen?, ¿cómo lo logran? La respuesta es sencilla: lo más seguro es que usted no tenga una empresa, sino un “mega changarro”.

El nacimiento de los “mega changarros” es muy común en México. Comienzan como pequeños negocios y crecen desmedidamente, rebasando su organización y capacidad de respuesta. Debido a que en la localidad no hay una empresa del mismo giro, éstos tienen un rápido crecimiento y toman el liderazgo creyendo que son invencibles, por lo cual les aterra el cambio y creen que no es necesario. Sin embargo, la quiebra puede llegarles en cualquier mal movimiento.

¿Cómo darse cuenta si usted tiene una empresa o un “mega changarro”?

En una empresa se cuenta con un manual organizacional que contenga visión, misión, objetivos,

funciones, reglas y políticas y es ejecutado al pie de la letra.

Igualmente, debe exisitir un plan de marketing donde se analice posición de marca, crecimiento y expansión, estrategias, investigación de mercado, publicidad y relaciones públicas. Por otra parte, es necesario que hayan objetivos claros de corto, mediano y largo plazo, así como planeación de medios.

Asimismo, en una empresa se capacita el personal con lo más reciente en su area, se realizan análisis financieros y fiscales, existe un laboratorio de innovación y se considera que el producto puede cambiar, por ende está en constante adaptación.

Es por eso que los negocios no deben perder el suelo cuando el éxito y las ganancias los rebasan, además, estos puntos son indispensables para poder llamar a tu negocio “empresa”.

Saber identificar cuando se necesita apoyo en la organización del personal, así como en los procesos administrativos puede hacer la diferencia en el éxito o la quiebra de un negocio.