Marketing

El surgimiento de la tendencia por lo natural, orgánico y vegano

Israel Porras / Octubre 2019
Star News - El surgimiento de la tendencia por lo natural, orgánico y vegano

Las nuevas generaciones y su forma de interpretar la realidad imponen maneras de consumo con intenciones más allá de la moda

En el número pasado abordamos el tema de tendencias y la manera en la que los coolhunters realizan observaciones, boards y reportes que más tarde, a partir de un proceso de filtrado, se convierten en los movimientos sociales y de consumo que estaremos viendo en nuestras ciudades.

 

Es importante mencionar que las tendencias de marketing y consumo están regidas por lo que en el mundo se conoce como 'macrotendencias'. Estas afectan todos los comportamientos sociales, económicos y de consumo por mencionar algunos; por ejemplo: la sobrepoblación mundial, la preocupación por el medio ambiente y el calentamiento global, el resurgimiento del populismo, la crisis económica y desaceleraciones cíclicas, entre otros.   

 

Hoy toca el turno: a la tendencia por lo natural, orgánico y vegano. Más allá de lo snob y hipster que pudiera parecer esta tendencia, es indudable el impacto que están causando los pertenecientes a las generaciones Y y Z.  

 

Los millennials están cambiando el mundo no solo desde su visión evidentemente tecnológica, sino también por la manifiesta preocupación por el medio ambiente, el cambio climático y la conservación del ecosistema; por lo tanto, la preocupación por lo natural, orgánico, artesanal y vegano, tiene sus raíces no solo en una moda, sino en una preocupación relativamente legítima por la conservación.

 

¿Cómo se liga esto con la conservación?

 

El enfoque específico por la conservación tiene que ver con el impacto ambiental que produce comer carne de res. El lector puede comprobar los datos en el documental: Before the Flood —'Antes de que sea tarde' en español— de NatGeo con Leonardo DiCaprio —conocido actor y activista ambiental— que está en Netflix. 

 

Pero para dar una breve pincelada de esto, podemos afirmar que el simple hecho de que el ganado vacuno se encuentre vivo —para nuestro posterior consumo— produce toneladas de metano que contribuyen al calentamiento global.  

 

Por otra parte, la gran cantidad de granos y cereales que siembran a nivel mundial para alimentar al ganado, alcanzaría para erradicar la hambruna a nivel mundial, no dejando de mencionar que la deforestación y la quema de bosques responden a la demanda por terrenos para sembrar y a la ganancia económica que esto significa.

 

Con esa preocupación surgió en los Estados Unidos el movimiento No Meat Monday o el "Lunes sin carne", invitando a los ciudadanos —con más consumo per cápita de carne de res a nivel mundial— a reducir su consumo y por lo tanto, contribuir a la disminución de gases de efecto invernadero que vertimos en la atmósfera.

 

En el siguiente número seguiremos abordando la "tendencia por lo natural, orgánico y vegano" con ejemplos puntuales de lo que están haciendo empresas y marcas para satisfacer la creciente demanda de un público ávido por productos, bienes y servicios que respondan este estilo de vida.