Reportajes

El Sapo Cancionero

Noviembre 2019
Star News - El Sapo Cancionero

A 45 años de su nacimiento, la historia de este recinto guarda melodías y letras que marcaron el nacimiento de la trova mexicana

El arte no es más que la traducción de los interiores de quien lo expresa. Por medio de este viajan emociones, sentimientos, ideas, deseos y opiniones, solamente que lo hacen por medio de un canal que invita de una manera muy clara a quien simpatiza con el mensaje, y ahuyenta igualmente al que no lo hace.

 

Esa expresión —la artística—, necesita una forma de llegar a los demás, y no hay mejor manera que en un recinto que dedique su espacio a ese mensaje en particular. Tal es el caso de 'El Sapo Cancionero', peña folclórica latinoamericana, hogar y lugar de nacimiento de diversos cantautores mexicanos.

 

"El Sapo Cancionero fue fundado en 1974 por don Jorge Cejudo Díaz y Martha Roura Garza. Lo fundaron un 10 de diciembre con la idea de tener un foro donde los artistas pudieran manifestar sus ideas, sus canciones, normalmente todas con contenido social, con algo que decir, de proponer. Estaba muy reciente lo de Tlatelolco, el golpe de estado en Chile, había en toda Latinoamérica muchas ideas, mucha efervescencia por un cambio para bien, para todos los latinoamericanos. El sueño bolivariano estaba muy arraigado en muchos de los universitarios de toda Latinoamérica”, recuerda José Taymani, director artístico de El Sapo Cancionero desde 1988.

 

Desde los años 50 ya existían estos recintos en Argentina. La Peña Balderrama es un ejemplo, donde se presentaron grandes cantores como Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa, Cafrune, Horacio Guarany, Larralde, entre muchos otros rescatando la herencia lírica argentina. Después, en Chile surgen Víctor Jara, Violeta Parra, los grupos Quilapayun e Inti-Illimani —entre varios más—, quienes integran a sus composiciones instrumentos latinoamericanos, andinos, para hacer música completamente de protesta que tuvo mucha aceptación porque la sociedad latinoamericana estaba muy inconforme.

 

"Llegaron a México exiliados chilenos, argentinos, uruguayos, y comenzaron a buscar donde poder intercambiar ideas y canciones. Esa fue la base de las peñas folclóricas latinoamericanas en México". 

 

Este tipo de peñas compartían varias características en común que las hicieron tan populares, en ellas solo se interpretaba música de protesta en español; no había una sola silla en el recinto que diera la espalda al escenario; había muchos letreros de guardar silencio; se cuidaba mucho el audio de los artistas. En estos lugares las personas no iban a platicar como a un bar común o a un café, la idea era que todo el público hiciera un solo grupo para intercambiar ideas con los artistas, siempre en un total respeto mutuo.

 

"Entonces se formó un ambiente muy agradable, y la gente se acostumbró a ir a El Sapo Cancionero a oír y se formó una nueva generación de artistas jóvenes. En 'El Sapo' se sentían muy cómodos porque eran escuchados".

 

Conforme pasaron los años, El Sapo Cancionero se fue nutriendo de música latinoamericana con quena, charango, zampoñas y bombo, así como la música de Chava Flores, Richard y de la nueva trova cubana —la de Silvio, Pablo, Lázaro García, Vicente Feliú, Noel Nicola, Augusto Blancas, fundadores de este género—.

 

"Unos años más adelante, se dio a conocer una nueva generación de cantautores como Alejandro Filio, Mexicanto, Fernando Delgadillo—actualmente encargado de llevar las riendas de tan importante foro cultural— y Edgar Oceransky. Así fue que 'El Sapo' entones se convirtió en semillero de artistas, ya que encontraron un espacio con todas las facilidades para transmitir su trabajo".

 

Pasaron los años y la necesidad de consumir música de protesta y trova fue sustituyéndose por el consumo de la música comercial. Sin embargo, los buenos músicos, letristas, cantautores, sobreviven a pesar de los años y las turbulencias sociales y de consumo. 

 

"Así como antes se cantaba música de protesta debido a la necesidad del momento, podríamos decir que ahora la necesidad es música de calidad. Estamos en una época en la que se promueve música desechable, por lo cual los cantautores son la contraparte de este fenómeno, eso es lo que foros como El Sapo Cancionero ofrecen".

 

El 10 de diciembre se cumplen 45 años desde que 'El Sapo' fue inaugurado como un foro para que artistas y público tuvieran un lugar en donde expresar su pensamiento en canciones, en español. El compromiso de 'El Sapo' es ser la contraparte de la música comercial.