Reportajes

El micrófono

La Gloria de Calvillo / Marzo 2020
Star News - El micrófono

La importancia de ser un buen orador

¿Cuántas personas cree usted que tienen que usar un micrófono en su vida? Mas allá de los comentaristas de radio, reporteros, conductores y profesionales de la comunicación, hay muchos que necesitan utilizarlo.

 

Imagine que a usted lo eligieron para decir las palabras de agradecimiento en la empresa, proponer un brindis, presentar su organización ante nuevos prospectos o simplemente decir algo como orador. 

 

El privilegio de que nos den la palabra o el uso de micrófono puede ser un honor o se puede convertir en una situación de alta imposición o quizá aterradora. Si algo así le llega a suceder, hay algunas técnicas sencillas para conducirse correctamente.  

 

Escucharse a sí mismo puede convertirse en gran habilidad, es como estar en un estado de conciencia plena; intencionalmente conectando la boca con el oído, para así evitar gritar y dirigir la atención a lo que está diciendo y cómo lo está diciendo. Lo mismo sucede cuando llega el turno de cantar en el karaoke. 

 

Los movimientos deberán ser diferentes si el micrófono es de mano o es fijo. El gran reto de tener un micrófono fijo es considerar que su rostro y boca tienen que estar visibles, si usted se dirige al público que está en sus laterales, entonces se convierte en el satélite del micrófono, es decir, deberá inclinarse, mover su cabeza y mirar a quién esté a los lados para asegurarse de que todos le oigan.

 

Ahora que, si el micrófono está en su mano, el éxito será asegurarse de que su boca esté a la misma distancia del micrófono y mover el brazo que lo sujeta siguiendo siempre a su boca, como hacen los presentadores en un programa de concursos.

 

Por otra parte, el secreto para que su voz suene interesante también está en la distancia entre el micrófono y la boca, la ideal para colocarlo es de 10 a 12 cm de su boca, pero dependiendo de el equipo, esto podría variar.

 

Es importante también modular la voz, recordar que las palabras pueden ser cautivadoras para crear el mejor momento del evento; si tiene que leer, verifique la puntuación, dé el énfasis adecuado o dramatice alguna frase si es necesario. Siempre hable pausado para que las palabras no se encimen, pero asegúrese de no convertirse en un somnífero por hacer largas pausas.

Es de mal gusto golpear el micrófono para saber si está encendido, es preferible hacer una prueba de sonido antes, pero si no hay tiempo o no lo tenían considerado para dirigir un mensaje, solo acérquese al micrófono y salude o preséntese, nunca comience directamente su discurso sin asegurarse de que todos le escuchan esa frase que tanto tardó en elegir para hacer su entrada espectacular. Cuando se tiene un operador de la consola, éste podrá controlar el volumen de la voz.  

 

La cereza de nuestro pastel es tener confianza, si lo eligieron, es porque goza de prestigio o talento para compartir el mensaje. Ahora ya lo sabe, no necesita ser un profesional en el uso de micrófono, pero puede parecerlo.