Nutrición

¿El estrés afecta tu manera de comer?

L.N. Carmen Haro / Febrero 2020
Star News - ¿El estrés afecta tu manera de comer?

Ciertos hábitos diarios pueden causar aumento de peso

Cuando estamos bajo situaciones que nos producen estrés, es común que tomemos decisiones incorrectas en relación con nuestra alimentación, que incluso pueden originarnos más estrés y algunos otros problemas de salud, como subir de peso.

 

Aquí, presento algunos de los errores más comunes que cometemos cuando estamos estresados: 

 

Tomar demasiado café durante el día

Beber café en exceso puede afectar la concentración y provocar problemas de sueño, lo que hará que al día siguiente sintamos más cansancio y estrés.

 

Consumir en exceso alimentos altos en grasa, azúcar y sal

Al cometer este error con frecuencia, es probable que se vea reflejado en un aumento de peso, que puede tener consecuencias negativas en la salud.

 

Saltarse comidas 

Es común que cuando estamos bajo situaciones de estrés, nos saltemos tiempos de comidas. ¿Cuántas veces a la semana dejamos de desayunar porque ya no te da tiempo y a media mañana no aguantamos el hambre y comemos cualquier cosa? O bien, no nos da tiempo de comer y en la noche cenamos en exceso.

 

Saltarse comidas resulta perjudicial para la salud, ya que no solo acabamos comiendo más a lo largo del día, sino que además, al hacer esto, nuestro cuerpo sigue secretando jugos gástricos para digerir los alimentos en los horarios en que habitualmente lo hace, aunque no reciba alimento; por lo que pueden dar origen a padecer gastritis o úlceras, si sucede con frecuencia.

 

Comer por antojo 

Hay algunas personas que comen cuando sienten que no pueden controlar sus emociones, porque sienten antojo o bien comen aún y cuando no sienten hambre. Si caemos en este grupo de personas, es muy probable estar consumiendo más calorías de las que nuestro cuerpo necesita.

No hidratarse adecuadamente 

Cuando llevamos una vida muy ocupada, es fácil olvidar tomar suficiente agua. En situaciones de estrés nuestro cuerpo se deshidrata, por lo que es recomendable tomar por lo menos dos litros de agua al día, para evitar confundir la sed con hambre.

 

¿Te identificas con estos puntos? Algunas sugerencias que te pueden ayudar a relajarte, es realizar ejercicio de forma habitual, disminuir el consumo de café y en su lugar tomar suficiente agua natural y tener a la mano refrigerios saludables como verduras o frutas.