Cine

El Círculo del Poder

Lucero Solórzano Zinser / Noviembre 2019
Star News - El Círculo del Poder

Una película que refleja el contexto de lo que fue la antigua Unión Soviética

Tuve la invaluable oportunidad de viajar a tres países que se antojan muy lejanos para México en todos los sentidos: su pasado, el idioma, la religión, el sufrimiento a manos de conquistadores e invasores, sus profundas raíces, la diversidad étnica y cultural, la lucha por levantarse de los escombros en que han quedado convertidos varías veces y que más bien debería ser un ejemplo para nuestro país.

 

Uzbekistán, Armenia y Georgia formaron durante 70 años parte de la larga lista de países anexionados con sangre y fuego a la URSS. Treinta años después, sus habitantes, los viejos, que vivieron en un infierno de represión y muerte, y los jóvenes que tienen hambre de crecer y desarrollar el enorme potencial que saben que sus países han tenido desde hace siglos, están trabajando por salir de esas vías de desarrollo en que quedaron ubicados tras el colapso del bloque soviético.

 

Este escenario me llevó a recordar una película de los cientos que han registrado esa etapa en diferentes cinematografías.

 

'The inner circle', conocida en español como 'El círculo del poder' no es una gran película pero registra como pocas el desasosiego, miedo, terror,  recelo y desconfianza, que formaban parte integral de la vida diaria de los habitantes de las 15 repúblicas que vivieron bajo la bota de la locura soviética durante 70 años, casi las tres cuartas partes del siglo XX.

 

Dirigida por Andréi Konchalovsky, cuenta la historia real de un humilde hombre que llegó a convertirse en el responsable de manejar el proyector de la sala privada de Stalin.

 

Ivan Sanchin, interpretado por Tom Hulce —Amadeus—, ha vivido admirando a Stalin, al que venera como a un dios. Un día se le ordena presentarse en el Kremlin y acaba quedando en el "círculo interno" de colaboradores más cercanos del dictador. Sanchin, ciego y sordo ante el infierno en que Iósif Stalin ha convertido su país, no puede creer su suerte. Vive con su esposa en una casa miserable que a su vez comparten con otras familias.

 

Entre todos ocupan varias habitaciones y viven en la zozobra de ser delatados. Pero Ivan se siente en el paraíso; trabaja para "el hombre más extraordinario que ha producido Rusia", más que Dios.

 

Konchalovsky sigue la vida de Ivan y paralelamente hace una crítica de las circunstancias que privaban a la población que moría de hambre y frío. El propio entorno en que Ivan y su esposa ——Lolita Davidovich— tienen que sobrevivir, los mantiene bajo gran presión, pero Ivan sigue pensando que estar en el "Monte Olimpo cerca de Zeus", cambiará sus vidas para siempre.

 

Muy recomendable película para entender el contexto de aquel país en esa época.