Marketing

Cómo ha cambiado la Navidad

Israel Porras / Diciembre 2019
Star News - Cómo ha cambiado la Navidad

Ha llegado diciembre y con él llegan las posadas, las comidas y cenas de fin de año de nuestros trabajos y con amigos y familia; así como los infaltables festejos de Navidad y Fin de Año, acompañados del famoso recalentado de ambos banquetes, del que a los 3 días estamos hartos. 

 

Pero hoy no hablaremos de comida, aunque es indudable que socialmente juega un papel muy importante en la cohesión de lo que implican esos dos festejos. Hoy abordaremos el tema de la Navidad y los festejos de fin de año desde la perspectiva del cambio.

Por mucho tiempo y bajo la mirada de que México es un país de tradiciones, de usos y costumbres arraigadas, la Navidad implicó un festejo casi inamovible a lo largo de las décadas del siglo XX; ciertamente con variaciones locales y regionales en cuanto a las maneras e incuso las recetas, pero "el aire" navideño de nuestras abuelas y madres ha cambiado con el tiempo. ¿La culpa? La evolución social y tecnológica —hablando de la vida citadina—; la globalización y el sincretismo de las subculturas traídas a nuestros hogares en forma de esferas de navidad de Mickey Mouse o Star Wars; de árboles de navidad que ya no son verdes sino blancos, rojos, morados; de posadas que son pretexto para grandes fiestas con DJs, en las cuales "no se pide posada, ni se canta" y a veces, si son petite, hay piñatas.

 

¿La navidad no ha cambiado? Solo hace falta percatarse, observar aparadores y tiendas que hacen convivir Halloween, Día de Muertos y motivos navideños, cuando eso era impensable. La razón es simple: marketing, ventas, consumo. 

 

¿Quién fue el primero al que se le ocurrió? No lo sabemos, pero es algo natural para nosotros —aunque a veces se torne estridente—. Regalos es igual a consumo; meses sin intereses para comprar la cena y el alcohol son igual a consumo; compre ahora, pague en febrero: consumo. 

 

Ciertamente eso ya no es tendencia porque ya está aquí y llegó para quedarse, lo que es tendencia son las dos vertientes contrapuestas: la del "no festejo" y la del "festejo en grande, distinto, diferente" del cual se puede presumir: "yo lo hago como nadie lo hace".

 

Las distintas marcas, puntos de venta y centros comerciales están ofreciendo experiencias ligadas con la Navidad "para conectar con los consumidores". Lo que en mundo del marketing se conoce como good will o emotive link, es decir, una experiencia de marca relacionada con algo que motive, inspire o incentive a los consumidores a un estado emocional de identificación con la marca, pues los valores que supone se comparten y, en Navidad —independientemente de la inspiración religiosa—, el ambiente se transforma hacia una convivencia de paz y de compartir.

 

En este hilo de conversación comentaré sobre algunas tendencias que podríamos ver esta Navidad en México u otras grandes ciudades del orbe:

 

  • Tiffany & Co no solo instaló y encendió su tradicional árbol de navidad, sino que hizo una sinergia con el grande de la perfumería COTY para realizar una experiencia multi sensorial con 43 fragancias que remontan a la nostalgia navideña a los transeúntes de la estación internacional de San Pancracio en Londres.
  • Bazares navideños con artesanías y obras de arte de artistas locales. La idea de tener cosas únicas, exclusivas, obras de arte y además apoyar el talento local es algo que veremos más a menudo. El ejemplo: el bazar que se monta cada temporada en el Teatro ICA en Londres también.
  • El almacén de prestigio SELFBRIDGES —también en el Reino Unido— sale con dos propuestas: 145 días antes de la Navidad, la inaugura con una temática rockera para este 2019 y en su más reciente comunicación ocupó a la actriz Noomi Rapace para ser embajadora de la marca con un comercial tremendamente filmado y con un poema a manera de guión con el cambio de lo que representa la Navidad hoy día, en el marco del consumo de marcas premium de lujo.

 

Cada vez veremos más experiencias navideñas ligadas con marcas y su reinterpretación de la Navidad, los nuevos significados y las nuevas maneras en que está cambiando el consumo y por lo tanto el festejo.

Nos leemos para enero del 2020 con nuevas historias y reflexiones. Felices fiestas.