El camino a la patagonia

Bitácora de la Preparación: 13 semanas para el día D

Septiembre 2019
Star News - Bitácora de la Preparación: 13 semanas para el día D

Suerte inesperada en el camino a Patagonia

A las 9:20 horas de un martes cualquiera llego a la oficina. Evito llegar a las más-menos 9:00 de la mañana porque los elevadores están saturados de gente que se apresura a llegar a donde no quisieran llegar. Aclaración: ninguno de estos fieles desdichados trabaja con nosotros.

Tengo un smartphone que puede hacer varias cosas a la vez, pero como soy una criatura simple e incapaz de mantener la atención en más de una actividad, evito mirar el correo electrónico antes de sentarme frente a la computadora para hacerle el amor a un café expreso mientras reviso el correo.

Tranquilo y dispuesto a ocuparme de mis asuntos veo que en caída libre llega a la bandeja de entrada una invitación a participar en el Haute Route en Mont Ventoux, Francia la primera semana de octubre.

Mont Ventoux es uno de los puertos ciclistas más icónicos del Tour de Francia y una de las catedrales del ciclismo. Y el Haute Route es uno de los circuitos más respetados en el mundo en competencias por etapas a lo largo de diferentes días.

Qué buena suerte.

¿Suerte?, más bien un pánico similar al que sentía después de prometerme estudiar todo el fin de semana durante aquellos días universitarios, ahorrar y no tomar otra bebida más que café; cuando de repente llegaba esa inesperada llamada de la misma serpiente que le susurrara manzanas a Eva confiándome que mis suegros no estarían el fin de semana y que mi virginal novia no les acompañaría. Pánico. ¿Y ahora que voy a hacer?, ¿Cálculo Integral o Novia? Qué decisión tan difícil.

Pero Francia no está a la vuelta de la esquina y para hacer las cosas más interesantes, estoy registrado al maratón de Amsterdam tres semanas después del evento. Como decía John Wayne: A veces un hombre tiene que hacer lo que un hombre tiene que hacer.

Lo que no dijo Wayne es cómo dejar el changarro un mes, convencer a la esposa (antes virginal novia) de cancelar todo y unirse a la expedición; negociar con la escuela de la puberta semanas de ausencia… y el pequeño detalle de financiar el asunto.

Álex Rovira menciona que crear buena suerte es crear circunstancias y que estas circunstancias llegan del ejercicio permanente de la innovación, la perseverancia, responsabilidad y confianza.

Así que me estoy enfocando en crear las circunstancias para tener suerte, buscando un proyecto en el viejo continente para generar unos centavos y cumplir con responsabilidad mis obligaciones.

La esposa necesitó 10 segundos para subirse al proyecto. La puberta 10 minutos para seguir a su padre.

Todavía no sé cómo arreglaremos los detalles, pero el próximo reporte lo escribiré desde Mont Ventoux (Monte Ventoso), en cuya cima los vientos frecuentemente superan los 200km/h a lo largo de una competencia por etapas de tres días en la Provenza Francesa.

Ésta va dedicada con agradecimiento hasta el cielo para mis suegrazos.