El camino a la patagonia

Bitácora de la preparación

Septiembre 2019
Star News - Bitácora de la preparación

3 semanas para el día D

Lo que físicamente está preparado es lo que hay. Nunca se está totalmente listo para una competencia, menos para un triatlón extremo.

Siempre existen dudas: “Si tuviera algunas semanas más”, “hubiera nadado más”. Siempre es deseable prepararse mejor.

Cuando estas líneas sean publicadas, 250 hombres y mujeres estarán cerca de saltar a las aguas heladas del fiordo en Puerto Chacabuco para el inicio del Triatlón Ironman extremo Patagonman.

El ferry zarpará a las 4:00 de la mañana fiordo adentro y abrirá la boca, aún durante la noche para que los competidores entren de un salto. Aún protegidos con capas de neopreno, la etapa de nado de casi 4 kilómetros promete ser un gran reto en sí mismo.

Mi equipo de soporte está casi listo para viajar. Con la experiencia que tuvimos en Noruega y Canadá, sabemos como trabajar juntos. El ascenso en bicicleta a través de los 180 kilómetros por la carretera austral, coronará 3 mil metros de ascenso acumulado.

El gran final serán los 42 kilómetros de carrera a campo través.

Faltando unos días, vuelvo a sentir dudas, esas que a veces rozan la frontera del miedo. Me preocupa nadar en aguas abiertas, en la noche y con frío, ¿estarán mis piernas listas para llevarme durante más de 14 horas continuas?

El 9 de diciembre, sin embargo, deberá ser un día de fiesta; el día que marca el destino de un camino que comenzó hace casi un año.

Durante estos meses mejoré consecutivamente. Corrí el maratón de Rotterdam y el de Amsterdam. A mis 46 años, superé mis tiempos en todas las distancias. Corro mejor ahora que en la universidad.

En los Alpes italianos aprendí a rodar en bicicleta con lluvia y nieve. Superé los ascensos en Suiza e Italia y conocí los vientos que le dan su nombre al Mont Ventoux, el Gigante de Provenza en el sur de Francia.

Conocí nuevos grandes amigos, nunca descuidé el trabajo y procuré a la familia. Viajé y trabajé.

¿Estoy listo? No lo sé. Tengo confianza y un gran equipo. Estoy sano y abordaré el ferry sin lesiones. Mi equipo es de 6 personas, confían en mí e incluso están ahora preparando una celebración.

No sé qué va a suceder, pero habrá tantas cosas que contar y tantas anécdotas para toda la vida. Nuevos sellos en el pasaporte, nuevos amigos y también los demonios de la montaña esperan.

Estoy listo, nos vemos pronto.