Deportes extremos

Aventuras extremas dignas de recordar

Roxana Suárez / Enero 2020
Star News - Aventuras extremas dignas de recordar

El amor también se demuestra sobre ruedas

Hoy te llevaré a un viaje inesperado donde los sueños y la pasión se conjuntan y hacen explosión.

 

Para algunos entusiastas, el deporte extremo no es más que un hobby, una mera distracción alternativa, sin embargo, hay quienes llevan estos deportes en la sangre y en cada aspecto de su vida, teniendo estas prácticas como una pasión.

 

Hablo de celebrar el amor, pero de una manera diferente; llevándolo al extremo. Además de las celebraciones tradicionales, ¿sabías que existe un sinfín de alternativas para el día de tu boda? 

 

Para esta edición, Karen Martínez y Héctor Nungaray nos compartieron su experiencia de boda extrema.

 

La historia de Karen y Héctor siempre ha estado marcada por el mundo del motociclismo. Y como es muy común en este deporte, es fácil conocer mucha gente con la que se puedan compartir momentos únicos.

 

Gilberto —el papá de Karen—, era muy amigo de Héctor y en una reunión familiar fue donde ellos se conocieron e hicieron clic. Héctor supo que era la persona indicada cuando Karen manejo su cuatrimoto y ahí nació el amor.

 

Durante mucho tiempo, Karen fue su camarógrafa, la porra oficial, el comité de bienvenida y en algunos paseos su copiloto; siempre muy presente en el mundo motor de Héctor.

 

Hace un año dieron el siguiente paso y se casaron. Aunque las motos son más pasión de Héctor que de Karen, ahora ella es su copiloto no solo sobre ruedas, sino también en la vida. 

 

A raíz de esto, decidieron hacer su sesión de fotos de pareja muy acorde a su historia de vida, a la cual llamaron trash the dress con la moto y el side by side, juguetes preferidos de Héctor. Ambos están de acuerdo en que fue todo un día de sonrisas, buenos momentos, empolvadas y recuerdos para no olvidar.

 

"Ahora que vemos nuestras fotos no solo recordamos ese momento, nos regresamos en el tiempo y vivimos nuestros mejores momentos en este deporte, que nos une cada día más". El vestido de Karen fue historia después de tanto polvo y huizapoles —pequeñas bolitas con espinas— pero las fotos quedaron de 10.

 

Así como Karen y Héctor, tú puedes llevar tu pasión y amor al límite, haciendo tu sesión de fotos previa o posterior a tu boda, en tu lugar favorito, en una aventura extrema digna de recordar. 

FOTOGRAFÍAS: Iván Arredondo