Columna de Pascal Beltrán del Río

A 500 años de la llegada de Hernán Cortés

Septiembre 2019
Star News - A 500 años de la llegada de Hernán Cortés

Tres siglos tomó la conquista de México que dio como resultado la mezcla cultural que nos distingue como país

El 18 de noviembre se cumplieron 500 años de la partida de la tercera expedición de los colonizadores españoles, desde la isla de Cuba, para explorar y eventualmente conquistar el territorio que hoy comprende la República Mexicana.

La primera y la segunda —al mando de Francisco Hernández de Córdoba y Juan de Grijalva, respectivamente— habían desatado la ambición del gobernador de Cuba, Diego Velázquez.

Su insatisfacción con los resultados de los dos primeros viajes le hicieron confiar en un hombre que buscaba su propia gloria: Hernán Cortés. Arrepentido de último momento, Velázquez intentó detener la partida de la flotilla de once naves de Cortés sin lograrlo.

Éste era un hidalgo extremeño —nacido en Medellín, Badajoz— que había probado fortuna como encomendero y funcionario colonial de las islas de La Española y en Cuba, pero sin satisfacer sus ansias de gloria y fortuna.

Tres meses tardó Cortés en reunir a los hombres e integrar la flotilla con la que atravesaría el actual estrecho de Yucatán para dirigirse a la isla de Cozumel, descubierta por error unos años antes.

Finalmente, dejó aguas cubanas el 18 de febrero de 1519, atracando en Cozumel tres días después.

Se iniciaría entonces, con cerca de 500 hombres, la verdadera conquista de México.

Después de bordear la costa del Golfo de México y encontrarse con La Malinche en Centla, Cortés fundaría Veracruz y desde allí incursionaría en el Altiplano, donde descubriría la riqueza de Tenochtitlán.

Para agosto de 1521, menos de tres años después de su partida de Santiago de Cuba, el conquistador tendría sometido al poderoso Imperio azteca con la ayuda de los pueblos enemigos de éste, y se iniciaría una historia de tres siglos, la de la Nueva España.

La efeméride de los 500 años de la llegada de Hernán Cortés al actual territorio mexicano será motivo de muchas discusiones sobre esa historia y la polémica personalidad del conquistador.

Qué bueno que así sea. Durante buena parte de ese período hemos sacrificado el conocimiento de los hechos en el altar de una interpretación sobre Cortés que ha pasado de generación en generación.

Guste o no, buena parte de los mexicanos son descendientes de ese encuentro de dos culturas y llevan en su sangre algo de Moctezuma y algo de Cortés, por así decirlo. Conocer la historia y de dónde venimos no hace daño, al contrario.